Ir al contenido principal

Camino Estrecho

Comienzo este cuaderno pensando en las rutas de la seda, en el tren al sur y en mi escurridizo viaje al todas las cosas. Pura ilusión la mía. Escribo desde el litoral, con la oreja pegada en la capital y en las ciudades visibles . Con un deseo enorme de acabar con toda competencia. Y vivir de las gracias de la escritura , de la docencia, del pensamiento y de la vecindad. Lo digo leyendo la Oda Marítima de Pessoa y tratando de hacerme hesicasta, como desde hace varios meses lo intento sin avanzar un pelillo. Como Cioran, lo que tengo son puras lágrimas místicas .Como consuelo leo Las Horas de Rilke y veo una película de Rohmer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ciudadanía y procesos educativos: el desafìo de construir lo comùn en la sociedad